Los suplementos más populares del Sistema Circulatorio...

Estos son los suplementos naturales imprescindibles para prevenir problemas de salud relacionados con el sistema circulatorio.

Colesterol

Es uno de los factores de riesgo cardiovascular que conviene tener bajo control.

1 de 11

Hipertensión

Es un problema que afecta a gran parte de la población y es un factor de riesgo importante en accidentes cardiovasculares.

1 de 8

Hiperglucemia o diabetes

Los niveles de azúcar elevados en sangre son precursores de un gran número de problemas de salud.

1 de 10

Retención de líquidos

La retención de líquidos causa hinchazón, normalmente en las extremidades.

1 de 8

Mala circulación

La mala circulación de la sangre provoca varices, trombosis, hemorroides y síntomas molestos, que se pueden tratar de forma natural.

1 de 9

Preguntas frecuentes

¿Cómo podemos mejorar el sistema circulatorio?

Para prevenir los problemas circulatorios, las recomendaciones sanitarias son tener una alimentación saludable y la práctica de ejercicio aeróbico (andar, correr, yoga, pilates, etc.).

Además, deberemos evitar el sedentarismo.

¿Qué son los suplementos para la mala circulación?

Son complementos alimenticios que nos ayudan a aliviar las molestias y a prevenir los síntomas asociados.

También mejoran la circulación a nivel general, tonificando los vasos y aumentando su resistencia.

¿Por qué es importante evitar las enfermedades del sistema circulatorio?

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo.

Existen muchos factores de riesgo para esta enfermedad y la mayoría están relacionadas con el sistema circulatorio (colesterol alto, tensión arterial elevada o trombosis).

¿Cuáles son las principales enfermedades relacionadas con el sistema circulatorio?

  • Trombosis: presencia de coágulos de sangre en las venas, que pueden desprenderse y causar un infarto.
  • Colesterol: presencia de un tipo de grasa que puede causar taponamientos en las arterias y provocar un infarto.
  • Hipertensión: la sangre circula a mucha presión y puede causar rotura de venas o arterias, causando un infarto o un ictus.